El aceite de Argán


Durante siglos, las tribus bereberes del suroeste de Marruecos han recurrido al aceite de argán como componente básico de su dieta y elemento de la medicina tradicional. A los principios de los años 90, análisis bioquímicos ya confirmaron las valiosas propiedades de este aceite.

El fruto de este árbol es parecido a un dátil, maduran entre marzo y septiembre, cuando son recogidos para extraer su aceite.

La fabricación de este aceite es larga y ardua, en primer lugar las mujeres deben ir a recoger los frutos del argán para quitar la pulpa que los cubre, después entre dos piedras las mujeres machacan minuciosamente las nueces para no aplastar la almendra que esta dentro, seguidamente las mujeres hacen tostar ligeramente la almendras y luego las muelen utilizando un instrumento muy tradicional (llamado r´ha). La masa obtenida la ahogan en agua para separar el aceite de la masa.

Tradicionalmente este aceite se usaba como comestible y cosméticos. Nada se pierde, la cáscara de la nuez sirve de combustible y la masa como comida para el ganado.

Actualmente y desde los años noventa laboratorios nacionales e internacionales han empezado a interesarse por el aceite de argán.

El aceite de argán se vende en Marruecos como un artículo de lujo.

El artículo ha añadido a favoritos. Le aconsejamos acceder a su cuenta o que se registre como usuario para visualizar desde cualquier dispositivo sus productos favoritos.. Regístrate, clic aquí . Accede a tu cuenta, clic aquí
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR