Los 10 Mandamientos del Argán

Publicado el 10/05/2017 ›

ACEITE DE ARGÁN - LOS 10 MANDAMIENTOS DEL ORO LÍQUIDO:

Composición mágica.

I. Los ácidos grasos son moléculas muy energéticas y necesarias en todos los procesos celulares en presencia de oxígeno, y son componentes fundamentales de los fosfolípidos y esfingolípidos, moléculas que forman la bicapa lipídica de las membranas de todas las células.

II. El 80% de los ácidos grasos del aceite de argán son no saturados. Los más importantes son los ácidos oléicos y linoleicos y están presentes en un 45% y 35% respectivamente, lo que confiere al aceite muy buenas cualidades dietéticas. El ácido linoleico es un ácido graso esencial para el organismo humano (vitamina F), ya que no puede ser sintetizado por éste y debe ser absorbido en forma de aceite vegetal en la alimentación o en los productos cosméticos por la piel. Se introduce en los fosfolípidos membranarios de las células epiteliales, hidratando y alimentando la piel. Así el aceite de argán es emoliente y su acción proporciona a la piel toda su flexibilidad.

Su efecto hidratante y reestructurador se confirmó científicamente al constatar una verdadera reconstitución del "stratum corneum" que fabrica nuevas células en la piel. La falta en ácido graso esencial, inevitable con la edad, causa un envejecimiento cutáneo que se traduce en una desecación y una pérdida de elasticidad de la piel, favoreciendo así la aparición de arrugas, al corregir la falta en ácido graso esencial permite retrasar el envejecimiento cutáneo.

III. Según los trabajos de los nutricionistas, estos ácidos (ácidos linoleicos, linolénicos, etc.) son precursores biológicos de hormonas intracelulares como las prostaglandinas (reguladoras fundamentales de los distintos sistemas celulares, en particular de todos los intercambios membranarios).

IV. Los ácidos grasos no saturados desempeñan un papel esencial en la prevención de las enfermedades cardiovasculares y la familia de la omega 6 (como el ácido linoleico) es indispensable para el crecimiento del niño.

V. El aceite de argán es rico en tocoferoles: 700 mg/kg. Los principales representantes de esta clase de compuestos encontrados en el aceite de argán son el alfa-tocoferol o vitamina E (5%), el gammatocoferol (83%) y el delta-tocoferol (12%) son antioxidantes naturales y precursores de vitaminas.

VI. Los polifenoles, identificados son el ácido cafeico y ferúlico, que tienen propiedades antiinfla matorias, antioxidantes, antisépticas.

VII. El ácido ferúlico es el componente que se encuentra en mayor proporción en el aceite y se utiliza como antihipertensivo, por lo que favorece la circulación sanguínea, aumentando así la llegada de nutrientes. Estimula la oxigenación intracelular, neutraliza los radicales libres y protege los tejidos conjuntivos.

VIII. Los delta-7-esteroles son inhibidores de la enzima 5-alfa-reductasa, que transforma la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), responsable en gran medida del acné, la caída del cabello y la hipertrofia benigna de próstata.

IX. El lupeol mejora la proliferación de los queratinocitos que producen la queratina del cabello, uñas y piel.

X. Para unir todos estos compuestos con las células, el aceite de Argán cuenta con el Esqualeno (presente en un 25% de los lípidos humanos), uniéndose a la membrana celular, ayudando a eliminar toxinas y desactivando radicales libres.

Aplicación.

La aplicación del aceite es válida en cualquier zona del cuerpo por lo que el efecto de "imposición de manos" ya es terapéutico, en especial si es diario y de forma armoniosa con el músculo sobre el que se trabaja. En los senos provoca una sensación de tonicidad y alivio, y en la cara elimina tanto las impurezas como las marcas de la edad o del acné. Evita la inflamación y quemazón después de la depilación y tratamientos médico-estéticos. En embarazo y dietas hipocalóricas previene y trata las estrías.

En grietas de talones y manos reestructura el epitelio desde la primera aplicación y devuelve la elasticidad y tersura naturales. Su efecto antioxidante y anticancerígeno le da propiedades testadas en clínica como restaurador de la capa lipídica de la piel, aporta nutrientes y oxigeno a las células.

En terapias reconstructivas con aparatología que producen una alteración cutánea e inflamación, reestructura y favorece la absorción de los compuestos a su lugar de acción.

Bibliografía:
European Journal of cancer prevention
(feb. /2003) Khallouki F, Younos C,
Soulimani R, Charouf Z, Spiegelhalder B,
Bartsch H.

 

El artículo ha añadido a favoritos. Le aconsejamos acceder a su cuenta o que se registre como usuario para visualizar desde cualquier dispositivo sus productos favoritos.. Regístrate, clic aquí . Accede a tu cuenta, clic aquí
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR